domingo, 24 de noviembre de 2013

WAITING FOR THE MOMENT

Giros inesperados, cambios de rumbo, idas y venidas, deseos cumplidos y otros por cumplir; ¿qué sería de la vida si todo fuera siempre tan lineal que no pudiéramos sentir que seguimos vivos?
La clave una vez más, se encuentra en saber esperar el momento. No resulta fácil permanecer sereno, tomar las riendas y dejar que el tiempo haga su trabajo; eso es una realidad aplastante, mucho más si tenemos en cuenta los tiempos que corren en los que los infortunios, la crisis y la impaciencia por devenir a mejor fortuna apremian, pero desde estas lineas invito a la siguiente reflexión: ¿de qué sirve lamentarse y quedarse inmóvil al borde del camino cuando la respuesta se encuentra en un factor externo que no depende exclusivamente de nosotros?¿qué puede aportar en positivo el hecho de oscilar entre la desesperación y la impaciencia? es sencillo; ABSOLUTAMENTE NADA.
Dicho esto y sin ánimo de pecar de exceso de optimismo ni distorsionar la realidad, he llegado a la conclusión de que quien quiere…PUEDE.
Si hace año y medio cuando hice las maletas y me vine a vivir a Granada hubiera pensado que estaba perdiendo el tiempo, seguramente no estaría escribiendo esta entrada, pero he aprendido a valorarlo como merece, a aprovecharlo al máximo y a optimizar mis propios recursos; y ante todo, a saber esperar el momento, a ser paciente y a luchar por lo que creo.
Y así poco a poco y a su ritmo propio, las ideas se materializan, los proyectos fructifican, y en esencia, todo fluye solo.
El 31 de diciembre de 2013 cerraré otra etapa de mi vida, de aprendizaje sin duda, de ampliar los campos de visión y con un balance bastante positivo, dicho sea de paso. En resumen el 2013 me ha dado golpes sí, pero lo crucial ha sido el "golpe de efecto"; porque la vida es como un boomerang constante en el que lanzarlo no sirve de nada si no tienes claro que tarde o temprano, regresará a tí y debes estar preparado para recoger lo que un día lanzaste.
El 2014 me va a devolver mi propio boomerang, lo tengo claro; y lo tengo claro ahora; simplemente porque ME LO MEREZCO.
Arrancaré el 25 de enero examinándome de una oposición que si bien no es la que persigo, no deja de ser una prueba más, un impulso en el camino para coger fuerza y no perder el norte, mientras entre bastidores se fraguan los frutos de mi lucha y mi trabajo como jurista desde julio de 2012, solo se trata como he titulado esta entrada, de estar esperando el momento, y percibo que cada vez está más cerca, que ya queda un paso menos, que el esfuerzo no fue en vano y que todo llega en esta vida, así que por lo pronto, mis esquemas de derecho procesal que ilustran estas lineas y una copa del vino "ONE" que desde aquí recomiendo, nos mantendremos a la espera.

 Enlazo esta maravilla de tema que clamo al cielo http://www.youtube.com/watch?v=YIWJVo1irD0  "hago un llamamiento al sol y al viento para que guíen los trazados de mi movimiento…"y comparto con todo el que me lea.

Saludos navegantes ;)

3 comentarios:

Corpus dijo...

Eso es, me encanta esa Yoly guerrera e imparable. Este 2014 la suerte te vendrá no como un boomerang, sino como un huracán y a mi me tendrás a tu lado para verlo.

Un beso de ida y vuelta, porque iré a recogerlo a Granada ;)

Always...

quieroserjuez dijo...

Hola Yoli hacía tiempo que no leía los blogs, ánimo con los proyectos y nos vemos en el test de secretarios.

Pd: Me gustan esos esquemas.

Bicos

kike dijo...

Peladilla!!! qué alegría me ha dado leerte de nuevo…¿otra oposición? no me lo puedo creer…te recuerdo que nos abandonaste en el catering por la fiscalía y sintiéndolo en el alma tuvimos que decirte "hasta pronto" pero esto ya me pone de mala leche eh? ¡vuelve pero ya! es una orden!! y ahora las órdenes ya no las da Luis, las doy yo y trabajo aquí tendrás SIEMPRE, así que ya sabes, déjate de códigos y vente con Lucia y conmigo al restaurante!!!!

Un beso enorme de los dos, te echamos de menos mucho :(